5 consejos a tener en cuenta antes de reformar la cocina

consejos a tener en cuenta antes de reformar la cocinaHoy te vamos a dar 5 consejos a tener en cuenta antes de reformar la cocina, porque sabemos que la decisión de reformar esta área de la casa no es fácil.
El primer paso para que la obra sea menos costosa y tarde menos tiempo en realizarse es comenzar por una buena planificación.
Tenemos que tener una idea lo más clara posible de lo que queremos hacer. Para ello hay que tener en cuenta desde la renovación de las instalaciones hasta la distribución y colocación de los muebles. De esta forma también lograremos una cocina más bonita y práctica.
Las claves a la hora de planificar la cocina son aprovechar el espacio al máximo, tener mucha capacidad de almacenaje y hacer la vida más cómoda en esta habitación.

5 consejos a tener en cuenta antes de reformar la cocina.

Aquí te daremos 5 consejos a tener en cuenta antes de reformar tu cocina para que todo vaya perfecto. Te diremos cómo planificar bien la colocación de los muebles. Te aconsejaremos sobre los mejores materiales. Aprovecha la reforma para poner las instalaciones (tuberías y eléctrica) al día, así te evitarás obras en el futuro.

1. Tener una idea clara de lo que queremos antes de empezar.

Es fundamental determinar las necesidades reales para conseguir la cocina más adecuada para lo que la vamos a usar. No es igual cocinar a diario que sólo el fin de semana, por ejemplo. Ahora es cuando debemos decidir si se quiere una zona de office, si se va a dejar abierta al salón…
Para ello coge lápiz y papel, ve a la cocina y ves apuntando todo lo que quieras hacer. Piensa si quieres cambiar todo o si solo necesitas arreglar una parte, como electrodomésticos, armarios, suelos, paredes, tuberías… Qué parte es la que más necesidad de cambio tiene, qué hay y qué falta…

2. Una correcta planificación.

Antes de iniciar la reforma necesitamos un plano de planta con las medidas de toda la estancia, tanto lo que se va a cambiar como lo que no. El plano tiene que tener la distribución de tabiques, mobiliario, electrodomésticos, tomas eléctricas, de agua…. También necesitas medir los materiales y accesorios que vayas a poner nuevos.
En una cocina alargada y estrecha, lo recomendable es poner muebles sólo en un frente. Si es rectangular y amplia, puedes poner muebles en las dos paredes enfrentadas.
Si la planta es cuadrada o rectangular, pon el mobiliario en “L”, o, si tienes suficiente espacio, en “U”. Una isla es muy útil para rentabilizar el espacio del centro e incluso puede servirnos para comer.

cocina en L cocina en U
Por seguridad y comodidad, coloca los armarios superiores a más de 1,40m del suelo y a 20 ó 35 cm de profundidad. Su altura ideal es de entre 70 y 90 cm. Entre la encimera y ellos, deja al menos 50 cm de margen. Por otro lado, los muebles bajos deben de tener unos 60 cm de fondo y 90 cm de altura.
La altura ideal de la encimera es de unos 90 a 100 cm. Para que puedas cocinar con comodidad, deja al menos unos 40 cm libres a cada lado de la zona de cocción y de la de lavado. Entre las zonas de lavado y cocción: deja al menos 45 cm.

3. Elige bien los materiales.

Elegir muebles y materiales de calidad puede resultarnos caro a primera vista, pero con el tiempo veremos que estos nos hacen ahorrar mucho dinero. Aquí, los materiales de calidad son muy importantes ya que la cocina tiene mucho desgaste diario.
Los materiales y los muebles de cocina hay que escogerlos antes de empezar la obra, para tener todo previsto. A pesar de que puede ser algo estresante, esto nos evitará mucho tiempo y dinero.
Lo mejor es elegir materiales que se limpien fácilmente, sobre todo, en la zona de aguas y en los fogones. Los azulejos o las planchas de vidrio o acero son los más útiles y fáciles de limpiar. Otros componentes como el papel pintado o los fotomurales quedarán reservados para zonas de menos uso, como el office.
Las opciones de las encimeras son prácticamente ilimitadas. Merece la pena invertir dinero en un material de calidad, resistente y que se limpie con rapidez y facilidad. La mejor opción es el granito. Su aspecto no pasa de moda y es altamente duradero. Además, es muy bonito, natural y muy fácil de mantener.
El mármol es más delicado y mucho más caro. Otro material es el cuarzo (el famoso Silestone), que resulta duradero, resistente, impermeable, pero más caro que el granito y un poco sensible a altas temperaturas.
Podemos elegir diferentes colores o tipos de azulejos para separar las zonas. Si contamos con una cocina grande podemos poner azulejos neutros en la zona de trabajo y algo más coloridos en el office.
Las últimas tendencias han puesto muy de moda las cocinas minimalistas sin tiradores.

4. Ten en cuenta los espacios.

Dale muchas vueltas y cambia lo que sea necesario de sitio para optimizar el uso del espacio y racionalizar tus movimientos. Inspírate mirando revistas de decoración y catálogos de tiendas de muebles. Busca los pros y los contras de tu cocina actual y las de tus conocid@s. En determinadas empresas de reformas, como la nuestra, hay un equipo de diseño e interiorismo en el que podrás ver mediante infografías en 3D como sería tu cocina ideal terminada sin ni siquiera haber empezado la reforma.

cocinas en 3d
Ten en cuenta todas las áreas de circulación al planificarla. De ello depende que sea eficiente en el día a día. Distribuye las zonas según la función. Ten en cuenta que una cocina bien organizada y funcional debe estar subdividida en tres áreas, que estarán situadas en los vértices de un triángulo imaginario, el llamado “triángulo de trabajo”. Es decir, la zona de lavado, la de cocción y la de almacenaje. Si tienes esto en cuenta, evitarás muchos movimientos y desplazamientos innecesarios en el futuro.
A la hora de maximizar el espacio podemos optar por cajones interiores. Estos nos permiten aprovechar el espacio de cada mueble al máximo sin necesidad de influir en el diseño exterior.
Los pequeños electrodomésticos colocados sobre la encimera, afean la cocina y reducen el espacio para trabajar. Es recomendable buscarles un lugar para guardarlos, como por ejemplo un mueble de persiana de aluminio o una despensa.
También hay soluciones creativas que se pueden valorar, como colgar ollas y sartenes en alguna pared, o poner una barra debajo de los muebles altos para colgar cuchillos, cucharones y otros accesorios.

5. Una buena ventilación.

Al diseñar las cocinas, siempre hay que tener en cuenta que necesitan una buena ventilación. Mantenerla bien ventilada es básico para reducir los contaminantes, los malos olores y evitar que la grasa se acumule en las paredes.
La mejor manera de asegurarte de que tu cocina esté bien ventilada es mediante la puesta en marcha de un ventilador o sistema de ventilación mientras cocinas. Cada vez que cocinas se liberan contaminantes naturales en el aire, como el humo, la grasa, la humedad y los productos derivados del gas para cocinar. Sin una ventilación, estos contaminantes se mantienen en el aire y quedan atrapados en las superficies de la cocina.
Las campanas extractoras son el sistema de ventilación más utilizado. Estas deben colocarse entre 45,72 cm y 73,20 cm de la superficie de cocción y deben cubrir todo el ancho de los fuegos.
Otra opción es un aspirador que capture los contaminantes. Aunque es eficaz, el humo se captura mejor desde arriba, por lo que no funcionan tan bien como las campanas extractoras. Si optas por este sistema deberás asegurarte de que tenga al menos tres velocidades, de que funcione silenciosamente y de que se pueda limpiar fácilmente.

Esperamos que estos consejos te sirvan si decides renovar tu cocina. Si es así y nos necesitas, ya sabes donde encontrarnos. Estaremos encantados de ayudarte.

3 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario